anti-weddings

La revolución de las anti-weddings: Autenticidad y originalidad en cada detalle

¿Sabes qué son las anti-weddings? Las anti-weddings son bodas auténticas y originales que tratan de reflejar fielmente la personalidad y el carácter de cada pareja.

Como organizadora de eventos y wedding planner debo admitir que esta tendencia me tiene atrapada y me encanta ponerla en práctica. El feedback que recibo de mis parejas es brutal, sin hablar de los invitados, siempre sorprendidos y especialmente mimados durante el evento.

Este tipo de celebraciones tratan de desmarcarse de los protocolos tradicionales, incorporando elementos alternativos que se alinean perfectamente con los gustos y la visión de los novios.

¿Te identificas con esta manera de ver las bodas? ¡Entonces, disfrutarás de una anti-wedding realmente única e inolvidable!

Pero vamos a continuación cómo son este tipo de celebraciones y qué tienen de especial.

Características de las anti-weddings

Las anti-weddings suelen ser más íntimas y relajadas, libres de convencionalismos. Las parejas se rodean solo de sus familiares y amigos más cercanos, siguiendo una tendencia popular en las bodas. En estas bodas no hay lugar para compromisos sociales, solo para el círculo íntimo de personas realmente importantes.

Cada detalle es cuidadosamente planificado. Las parejas suelen optar por proveedores especializados para asegurar que todos se diviertan y recuerden la ocasión durante mucho tiempo. Aunque con menos invitados, estas celebraciones se enfocan en que cada asistente disfrute al máximo.

Qué distingue a las anti-weddings

En las anti-weddings, el banquete suele ser dinámico y sin asientos asignados, permitiendo a los invitados y a la pareja decidir libremente dónde sentarse. Solo con este detalle ya podemos ver que no se trata de una boda convencional y al uso.

Los banquetes tipo bufet son comunes, ofreciendo mayor libertad de movimiento. Las ceremonias simbólicas, como la de la arena o la de la luz, y los espacios creativos son imprescindibles, destacando una iluminación y decoración personalizadas.

Estas bodas permiten a las parejas hacer prácticamente todo lo que deseen, sin reglas ni etiquetas, eligiendo lo que mejor les define.

La estética de las anti-weddings

Las novias, también conocidas como anti-brides, pueden optar por vestidos de novia coloridos o con detalles de color, como degradados en la falda, cinturones o flores en 3D. Los colores varían desde el rojo y azul hasta el negro.

Las anti-brides también pueden elegir conjuntos de dos piezas, como faldas con crop-top o pantalones con americanas, y vestidos de novia cortos o midi, siguiendo las tendencias de moda.

Además de los vestidos, los complementos también reflejan esta esencia original: velos de colores, ramos de novia únicos, sombreros, pendientes XXL, y zapatos originales, incluso botas o deportivas. El objetivo es que la novia se sienta cómoda y fiel a su estilo y sin ningún tipo de ataduras.

Para los novios, la tendencia es dejar de lado el esmoquin tradicional y optar por trajes casuales que reflejen su personalidad. La variedad de colores, diseños y tejidos permite encontrar la opción perfecta para cada novio, con o sin corbata o pajarita, incluso considerando lucir bermudas en el gran día.

¿Tendencia o moda pasajera?

Las anti-weddings son más comunes de lo que parece. Las bodas actuales son menos convencionales y más libres de formalidades. Las parejas buscan ser ellas mismas y aportar toques únicos a su “sí, quiero”.

Según una encuesta de Bodas.net, el 62% de las parejas prefieren un mix entre lo tradicional y lo no convencional, mientras que un 13% opta por bodas totalmente alejadas de las tradiciones.

Aunque las anti-weddings suelen tener menos invitados, son especialmente divertidas, originales y únicas, reflejando la esencia de cada pareja. ¡Disfruta de la boda de tus sueños, 100% fiel a ti y a tu amor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *